Suite Francesa en el cine… ¿y la novela?

suite-francesa-cartel-1Hay varias cosas que me gustan bastante poco, o mejor dicho que no me gustan nada en la relación literatura-cine. Una es cuando cambian las portadas originales de los libros para poner en ellas un fotograma de la película. No, no quiero ver en la portada de mi novela preferida al galán de moda.

Pero si hay algo que realmente no tolero es que cambien la historia. No me refiero a un giro para hacer visualmente más sencillo la explicación de un hecho. O cuando cambian las circunstancias en las que ocurre alguna cosa, porque lo importante es que eso ocurra y no el cómo.

Lo que han hecho con la adaptación –demasiado libre para mi gusto- de Suite Francesa, de Iréne Némirovsky no tiene perdón. Si bien esta novela es muy compleja para adaptarla al cine, y es lógico en ese sentido que se haya tomado sólo una de las historias que la componen, cambiar el relato es inconcebible. No sólo han puesto a la protagonista de una de sus historias a hacer cosas que no hace ni por casualidad en la novela, si no que esas acciones cambian su personalidad por completo. Pasa de ser una chica tímida y temerosa que en algún momento realiza un acto heroico, a ser una mujer valiente que se pasa la película poniendo su vida en peligro para salvar la de otros.

Y le han agregado varios minutos que, directamente, no están en la novela. La despedida final de la novela entre Lucile y Bruno se ha convertido en una serie de hechos que la autora jamás habría escrito por ser demasiado edulcorado.

La película, como obra cinematográfica es muy buena. La historia es verosímil, los actores son un lujo, la producción es impecable y los recursos técnicos son de primer nivel dándole a la película nuevas herramientas para llegar a los espectadores y hacerlos sentir las vivencias de la pantalla en carne propia. Pero no es la obra de Némirovsky (que les recomiendo leer ya que es una novela maravillosa).

(Si quieren saber un poco más de lo que pienso sobre la película y la novela, pueden leerme aquí “Suite Francesa. Una película de amor. Una novela de dolor”)

 

Share Button
Esta entrada fue publicada en cine, Irene Nemirowsky. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *