Suite francesa – Iréne Nemiróvsky

suite_francesa-imprimir_300_dpi_0Las historias de guerra nos llegan al alma. Aunque tengamos la suerte de nunca haber sufrido una guerra en carne propia, el sufrimiento de los que pasan por ella nos llega a lo más profundo de nuestro ser, y por más que no podamos ni imaginar el dolor y el terror que se apoderan de los que deben sobrevivir entre bombardeos, nuestra esencia humana sólo puede solidarizarse ante tamaña tragedia.

Iréne Nemirovsky escribió “Suite Francesa” mientras ella misma luchaba por su vida y por la de su familia en la Francia ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Y tan es así que un día gendarmes franceses tocaron a su puerta y se la llevaron detenida, con destino final la cámara de gas de Auschwitz.

“Suite Francesa” nos muestra la vida de los parisinos desplazados por la invasión alemana y la de los habitantes de los pequeños pueblos que recibieron el aluvión de exiliados internos y de las tropas nazis que se instalaron en las mejores casas de la zona.

Un matrimonio mayor que espera el regreso de su hijo, en el frente desde el inicio de la guerra. Un artista engreído acompañado por su amante y su chofer, mirando con desdén a todo aquel que se cruza en su camino. Un alto directivo de un banco que abandona a su amante a su suerte, para trasladar a su familia sin que su esposa le haga un nuevo escándalo. Un sacerdote que decide salvar a un grupo de adolescentes huérfanos y esto se convertirá en la peor decisión de su vida. Una joven que espera, junto a su suegra, la vuelta de su marido desde el frente, pero se enamora del oficial alemán que se instala en su casa. Un granjero discapacitado que ve cómo los soldados se meten en su casa y con las mujeres de su familia, pero no está dispuesto a tolerarlo.

Diferentes vidas, diferentes formas de enfrentar la tragedia de la guerra. Nemirovsky nos entrega, como ya nos tiene acostumbrados, una obra de arte literaria a través de la cual nos pinta con maestría el espíritu humano. Nos muestra con crueldad como el “vale todo” se hace el lema de vida con tal de recibir de parte de los invasores algún beneficio, sin importar quién sufra en el intercambio.

Para leer, disfrutar literariamente y recomendar sin dudar.

 

Share Button
Esta entrada fue publicada en Irene Nemirovsky, Lecturas/2015, libros. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *